¿Cuanto dura una botella de vino abierta?

Algunas veces (sobre todo para los que viven solos) abrimos una botella de vino y no la terminamos, entonces surge la gran pregunta: ¿cuánto tiempo puedo guardarla si ya la abrí? y la respuesta a esta pregunta está compuesta de un par de preguntas más:

¿Cuál es el problema? ¿Por qué no ponerle el corcho a la botella y dejarla hasta la próxima vez?

El problema es que el oxigeno y el vino no son los mejores amigos. Pequeñas cantidades de oxigeno durante el proceso de envejecimiento pueden ayudar realmente a que los vinos tintos evolucionen, haciéndolos más complejos y suaves. Pero con demasiado oxigeno el vino comienza a evolucionar hacia lo peor, y los sabores comienzan a desvanecerse. Poner el corcho nuevamente en la botella no detendrá el proceso. Una vez que el vino es expuesto al oxigeno el proceso de deterioro se inicia y el cierre de la botella de nuevo no lo detendrá. Sin embargo, poner el corcho de vuelta limitará la exposición continuada a más oxigeno y se ralentizara el proceso.

El mejor método es poner el corcho nuevamente en la botella y ponerlo en el refrigerador de manera vertical. El enfriamiento del vino retrasa el proceso de oxidación y la posición vertical de la botella hará que haya menor superficie del vino expuesta al oxigeno dentro de la botella. Por supuesto si se trata de un vino tinto, no se olvide de sacarlo un tiempo antes de beberlo para que la temperatura sea la correcta.

Cuanto dura una botella de vino abierta

¿Pero, cuánto duran?

Vino espumoso: No más de 24 a 36 hrs una vez abierta la botella. Asegúrense de invertir en un buen tapón para espumantes.

Vinos blancos: De 1 a 4 días. El vino blanco es principalmente consumido por los sabores de frutas frescas, y estos desaparecen rápidamente una vez abierto. Vinos más elaborados (como algún Chardonnay con roble) tienden a durar más que los vinos de cuerpo ligero como un Torrontés o Sauvignon Blanc.

Vinos rosados: De 1 a 3 días. Rosados ligeros son como los blancos de cuerpo ligero, y la fruta fresca se desvanecerá rápidamente.

Tintos de cuerpo ligero: De 1 a 3 días. Al igual que los blancos y rosados, estos vinos se construyen alrededor de la frescura de la fruta, que se desvanece rápidamente.

Tintos con cuerpo: De 1 a 5 días. Algunos vinos tintos de buen cuerpo -Cabernet Sauvignon, Syrah, Malbec – pueden mejorar después de haber sido abierto por uno o dos días, sobre todo cuando son jóvenes y tánicos. El oxigeno suaviza los vinos y pone de manifiesto los aromas. Después de un par de días la fruta se desvanecerá, y la oxidación prevalecerá.

Vinos Fortificados, vinos de postre, cosechas tardías: De 7 a 14 días o más. El alto contenido de alcohol y azúcar de estos vinos actúa como un conservante y les permite soportar el oxigeno mucho mejor que los vinos secos. Un Oporto, en particular, puede durar semanas después de ser abierto.

Así que a tod@s los que conservan una botella de vino abierta desde las navidades les decimos que ya es hora de que se deshagan de ella, ya que lo más probable es que no tenga un buen sabor.
En entradas anteriores te damos consejos para conservar el vino.

Si te ha gustado este post no dejes de compartirlo 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s